Nuestro colegio trabaja esencialmente en los procesos formativos de las personas, en sus valores, en su espiritualidad y trascendencia, buscando la autonomía moral; por eso de desarrollan criterios; entendidos como maneras de pensar que se asumen por convicción en forma voluntaria incorporándolos a nuestra forma de ser y de actuar.

También se desarrollan competencias; es decir habilidades, capacidades y potencialidades para el hacer cotidiano, para el hacer sabiendo y queriendo,todo esto a través del desarrollo de procesos de pensamiento, de actitudes valorativas, de reflexiones permanentes y ejemplos de vida.